artículo no publicado
  • El drama de los refugiados es uno de los grandes problemas de nuestro tiempo. No es una novedad: el siglo XX dejó a millones de personas sin la protección del Estado. La solución no es abolir las fronteras, sino convertirlas en una membrana inteligente.