artículo no publicado
  • El caso de Correa es parte de una discusión que en México viene dándose en relación al conflicto entre derechos como la libertad de expresión frente al derecho al honor.
  • Reporteros sin fronteras circunscribe todo el problema a un asunto entre bandas del narcotráfico y la “guerra” del gobierno federal, lo que desvirtúa la naturaleza multifactorial de la violencia contra el periodismo.
  • Nada hay de derechos humanos en apelar a la venganza como método de reparación y cortarle la lengua al bufón porque su chiste no hizo reír a nadie o porque a otros se les ha negado la justicia.
  • Mitificados en parte por las autoridades que los vinculan con la violencia más cruenta, los Zetas se han convertido en una empresa que permite el uso de su nombre a otros grupos delictivos locales a los cuales subcontrata.
  • Los solicitantes basan su caso en falsas premisas y afirmaciones cuya veracidad no resiste al análisis, la más importante de ellas, que México vive un conflicto armado en cuyo contexto se han cometido tanto crímenes de guerra, como de lesa humanidad.
  • El gobernador de Veracruz ha creado el delito de “perturbación del orden público” para perseguir por la vía penal a cualquier persona por hacer afirmaciones que el gobierno considere inconvenientes o juzgue que atentan contra la paz social.
  • Los números indican que Peña Nieto deja hoy el gobierno del Estado de México en el punto más alto de su popularidad. Escándalos como el caso Paulette o los abusos en San Salvador Atenco no fueron sino rasguños de los cuales salió bien librado. 
  • El  Blog del Narco no es un blog especializado, como se le ha denominado; en él no hay análisis ni contexto ni criterios periodísticos que respondan a relevancia u oportunidad. Se trata de un centro de acopio de actividades criminales.
  •  Con demasiada facilidad se califica de sectas a grupos a los que se les pretende desprestigiar. Tan es así que la palabra secta ya carga con una connotación negativa.