artículo no publicado
  • Descartes habló de él como de una “conversación” y Proust dijo que era una “incitación”. El acto de leer sigue siendo un misterio incluso en tiempos de los demasiados libros.
  • La cara está considerada el más consumado signo de individualidad. Queremos entenderla, descifrarla, ver en ella las señales legibles de nuestra vida interior. Pero, ante un cadáver, queda claro que el ser humano es más que sus rasgos faciales.
  • Un trasplante de cabeza parecía, hasta hace unos meses, materia de la ciencia ficción. Ahora sabemos que es médicamente posible. González Crussí explora por qué esta posibilidad aún nos causa azoro.
  • En la Antigüedad se creía que la nariz y los órganos genitales estaban relacionados. Pero no solo los médicos antiguos lo creían. Sigmund Freud, psiquiatra, y Wilhelm Fliess, cirujano, también lo creyeron; tanto que llegaron a pensar que la neurosis podría curarse cauterizando la nariz de sus pacientes.
  •  González Crussí traza las pautas para una historia mínima de la anorexia: desde los hábitos alimenticios y los problemas de salud de Heliogábalo hasta las modelos que han muerto recientemente a causa de esta cruel enfermedad.