artículo no publicado
  • Los palíndromos son las palabras o frases que se pueden leer igual de derecha a izquierda que al revés. Juan Filloy, el primer gran palindromista en idioma español, tiene hoy cientos de sucesores.
  • Si te murieras de repente, ¿cuántos de tus contactos de Facebook lo sabrían el mismo día o al día siguiente?
  • Muchas personas se empeñan en creer en las citas erróneas por una sencilla razón: es una forma de lograr que los escritores más prestigiosos digan cosas que nunca dijeron, pero que “suenan bien”.
  • La discusión acerca de si los talleres literarios sirven o no sirven parece de nunca acabar. Sin embargo, se trata de una discusión errónea, porque no se aclara un concepto previo: ¿para qué deberían servir?
  • Hace exactos 30 años, la catástrofe de Chernóbil generó, entre tantas otras consecuencias nefastas, la evacuación permanente de más de 100 mil personas. Y sin embargo, algunas personas han vuelto a su casa.
  • Se cree que las charlas entre amigos escritores son brillantes conversaciones literarias. Lo cierto es que sus temas de conversación suelen ser los del resto de los mortales: trivialidades de la vida cotidiana.  
  • Apuntes acerca de cómo algunos cuentos para niños se proponen contribuir con la aceptación e integración de las parejas homosexuales y las familias no tradicionales, y también combatir el sexismo.
  • Los hijos de muchos emigrantes tienen la posibilidad de ser “bilingües nativos”, lo cual les ofrece grandes ventajas. Sin embargo, a menudo no es fácil, porque los niños se resisten a hablar el idioma de sus padres.
  • En la novela Ciudad de cristal, Auster imaginaba a un personaje que escribía mensajes con el itinerario que recorría en sus paseos por NY. En la actualidad hay gente que hace lo mismo, lo registra con el GPS y crea obras de arte.