artículo no publicado
  • Tacita Dean (Canterbury, Inglaterra, 1965) es una de las figuras más llamativas del arte actual. La naturaleza –el mar, las nubes, el aire, el humo, la luz y los árboles– y la literatura son centrales en su obra. Ha hecho más de cuarenta películas en 16 milímetros, un formato en vías de extinción que ha defendido apasionadamente. Ha usado ese medio para hacer retratos de algunos de los artistas más importantes del siglo XX: Cy Twombly, Mario Merz y Michael Hamburger. Tacita Dean ha exhibido en el Tate Britain (2001), el Guggenheim (2006), el Reina Sofía (2010), la Tate Modern (2011-2012), y desde noviembre del año pasado –hasta el 12 de marzo– se presenta su primera exposición en Latinoamérica en el Museo Tamayo. Esta muestra deja ver que la búsqueda sin fin y la suerte son dos de los ejes que cruzan su obra, desde la colección de tréboles (una de sus primeras piezas) hasta la serie de nubes pintadas en gis sobre pizarrón (una de sus piezas más recientes), una obra épica por su sencillez.
  • En el momento en el que Gatti desenmascara a Elena Ferrante, actúa no sólo en contra de su privacidad sino en contra de la ficción
  • La pieza de Jill Magid ha generado una intensa discusión. Merece la pena cuestionar la pieza y cuestionar también el debate que ha encendido; formular preguntas puede llevarnos más lejos que los aplausos o el abucheo.
  • En esta nueva entrega, un libro perdido y prestado tres veces en un mismo año. 
  •   
  • En esta serie, siguiendo los pasos de Italo Calvino, enviamos postales desde algunas ciudades imaginarias. 
  • Continúa la serie sobre museos. Ahora, una visita al famoso Museo de Cera.