artículo no publicado
  • Podemos es, en muchos aspectos, lo contrario al 15M: sus promotores comprendieron que solo dentro de los cauces institucionales era posible incidir en política. 
  • Podemos ha firmado un pacto con Izquierda Unida que lo aleja de los votantes del PSOE.  
  • En un periodo de incertidumbre como el actual, los partidos persiguen la maximización de sus preferencias y la reducción de daños. 
  • La religión, el nacionalismo y el populismo ofrecen soluciones fáciles a problemas difíciles, proveen una identidad colectiva para individuos que se sienten aislados y levantan un muro entre el ellos y el nosotros.
  • La reforma y adaptación de las instituciones, que apenas se han remozado desde la transición, es el gran desafío de nuestro tiempo.
  • No está escrito en ningún sitio que el PSOE deba ser eterno. Pero tampoco lo está que el orden político actual esté aquí para quedarse.
  • El proyecto socialdemócrata no está todavía condenado, pero el surgimiento de nuevos partidos, el populismo y la crisis lo obligan a una renovación. 
  • No hay nada como una buena fiesta para fortalecer los lazos de una comunidad. Con la excepción, quizá, de una guerra.
  • La negativa del presidente en funciones Mariano Rajoy a someterse al control del parlamento ha desatado un conflicto institucional inédito.