Annalise Acorn | Letras Libres
artículo no publicado
  • A menudo se piensa que la indignación o la ira dificultan los procesos penales porque su propósito es satisfacer el deseo de venganza. A contracorriente, este ensayo asegura que las emociones son un elemento indispensable para encontrar la justicia.